El Diálogo Circular

La Herramienta Educativa Para

La Percepción Colectiva Ampliada

 

Método  

El Diálogo Circular emplea principios de acuerdo colectivo, inteligencia colectiva y el método de conexión integral. Estos principios están basados en la teoría del diálogo de M. Buber y diversos autores que postulan los principios del apoyo mutuo y la inteligencia colectiva.

 

El Diálogo circular es una experiencia implementada a través de una mesa redonda guiada por un moderador capacitado. En ella, las personas (entre 5-10 participantes) se sientan en disposición circular como iguales y comparten perspectivas sobre cualquier tema o pregunta empleando reglas específicas que permiten a los participantes acceder a una fuerza sinérgica e integral que tiene lugar en los estados de unificación.

 

Los participantes aspiran a una visión colectiva a través de una lente de inclusión mutua.

Teoría 

La técnica del Diálogo Circular es una herramienta de aprendizaje experiencial y emocional donde los individuos transforman su percepción de la realidad pasando de un enfoque egoísta a un enfoque colectivo altruista. Con ello podemos alcanzar una percepción integral y un campo emocional desarrollado a partir del deseo de los participantes de conectar entre sí.

 

Dicho enfoque colectivo–integral–se ha vuelto indiscutiblemente necesario para nuestra supervivencia y prosperidad en el marco de la realidad global e interconectada que vivimos en el siglo XXI.

Principios  

El objetivo de la técnica del Diálogo Circular es crear un singular campo emocional de conexión entre los participantes que resulte en una percepción expandida y colectiva de la realidad. Esa sensación de integralidad lograda a través del Diálogo Circular es de un nivel superior al nivel sensorial individual común.

 

Los participantes crean una resonancia interactiva a través de una fuerza expansiva latente en la naturaleza que es indetectable por medio de nuestra percepción innata y egoísta de la realidad.

Resultados 

Sensaciones vividas

en una experiencia del

Diálogo Circular: 

  1. Sensación de intensa integración sin perder la identidad; 

  2. Cercanía con el entorno circundante en el que se perciben innumerables componentes como alineados y armoniosos; 

  3. Flujo de comunicación libre con una gran profundidad en los discernimientos y apreciaciones; 

  4. Percepción colectiva e inteligencia de mayor magnitud que la disponible a un nivel sensorial individual; 

  5. Comprensión fundamental de las interrelaciones e interconexiones entre los elementos de la realidad; 

  6. Sensación de formar parte de una estructura u organismo con su propia fuerza vital.

1/1

Impresiones de una experiencia

de Diálogo Circular 

Cinco educadores de diferentes edades y orígenes muy diferentes –así como la madre de uno de ellos que, a regañadientes, vino para complacer a su hija– se reúnen en una ruidosa cafetería para conocer una herramienta educativa llamada Diálogo Circular (Rebeca L).

Después de una larga presentación y 30 minutos de intentos baldíos de preguntas y respuestas con la tarea casi imposible de transmitir la esencia emocional y multidimensional de este tipo de relación descrita por Martin Buber (I-Thou), y con gran ansiedad por comprender, el Dr. H. Gruber afirmó: «Quiero sentir la experiencia del Diálogo Circular aquí mismo.

 

¿Podemos ponerlo en marcha ahora?»

Así es como un grupo de personas un tanto insólito, en un entorno caótico y sin un momento de preparación, se «tomaron de las manos» y se lanzaron a la experiencia del Diálogo Circular bajo la guía experta del Dr. Benzi Giertz. Este formuló la primera pregunta para todos los que estaban alrededor de la mesa: 

«¿Por qué era tan importante para ti venir aquí?» 

Comenzamos tímidamente, cada uno probablemente sintiendo lo mismo que yo: un poco de ansiedad e inseguridad sobre si encontraría una manera de conectar con estas personas. En el último instante, antes de que fuese mi turno para hablar, luchaba por encontrar la forma de ser auténtica mientras intentaba tapar la profundidad de la emoción que realmente me llevó a estar sentada en una ciudad que no conocía, con personas cuyo idioma ni entiendo ni hablo y tratando de responder esta pregunta que me pareció tan profundamente personal. 

Apenas recuerdo lo que iban diciendo, pero la sensación dentro del círculo en aquel momento, casi al final de la primera ronda, todavía la siento muy viva, como en ese momento. Realmente, aunque las palabras eran comunes y corrientes, la sensación para cada uno de nosotros era como si hubiéramos desnudado el alma. Y aunque daba miedo sentirnos tan vulnerables y expuestos, nos sentíamos conectados después de la primera ronda y ya no había vuelta atrás.

«¿Por qué hablar es tan importante para el hombre?»

Es bastante sorprendente volver a recordar la experiencia porque la respuesta de cada uno en aquella mesa era individual, única, pero de algún modo, bajo las palabras, había un grito existencial compartido, simultáneo y sostenido, como si viniera del interior de todas las personas que jamás vivieron: «¡Porque necesito no sentirme tan solo!».

 

«¿Qué deseas conseguir hablando en este círculo?»

Y mientras empezábamos otra vuelta al círculo, uno por uno, era como si ya no hablásemos con palabras. Nuestra voz colectiva hablaba desde el centro del círculo y transmitía lo indescriptible que hay entre las palabras, por debajo de las palabras y por encima de ellas. Era como si nuestra voz conjunta tomase un marcador rojo sobre las líneas en blanco y negro de nuestras respuestas, como los contornos en un libro para colorear y las marcase con nuestra sangre de vida por todas partes. «Quiero que sigáis siendo mis amigos para siempre, no quiero separarme de vosotros». Era como si volviéramos a ser niños de nuevo y nos hiciéramos «hermanos de sangre».

 

«¿Cómo ha influido tu discurso o el de otros en el círculo?»

Hubo una especie de momento silencioso indescriptiblemente elocuente. “Vi tus ojos y todo lo que hay detrás de ellos. Y sentí que tú también me viste a mí».

 

En cierto modo, las preguntas eran implacables: 

 

«¿Qué has ganado con este círculo?»

«Una adicción. Y da un poco de miedo. Porque sé que en unos minutos todos nos levantaremos, nos alejaremos unos de otros y...»

 

«¿Qué sensaciones de las que has experimentado en este círculo trasmitirás a los demás?»

 

No dije ni la mitad de lo que sentía y tampoco nadie más lo hizo, porque es difícil expresar lo que realmente hay dentro y más difícil aún admitir la profundidad del agujero negro que hay allí. Pero cada vez que siento ese  recuerdo, se me pone un nudo en la garganta y quiero llorar. No cabe duda de que nuestros rostros estaban resplandecientes. Era algo evidente para todos y me gustaba que así fuera.

Intenté evitar tener que escribir sobre esto, porque todavía siento que estoy en ese círculo, en contra de la lógica del tiempo y el espacio. ¡Qué loca realidad! Y por si hay alguien que sospeche que estoy exagerando la intensidad de la experiencia del Diálogo Circular, sugiero que tome esto como un sutil elemento de comprobación: una pareja de mediana edad observó nuestro lenguaje corporal y la expresión en nuestras caras desde otra mesa de la cafetería mientras interactuábamos. Aunque es casi seguro que no pudieron escuchar nuestras palabras, se acercaron después de que terminara nuestro círculo para decirnos: «Nos gustaría unirnos a vuestra mesa».

 Lista de preguntas en

«Impresiones de una experiencia

de diálogo circular»

  1. ¿Por qué era tan importante para ti venir aquí?

  2. ¿Por qué hablar es tan importante para el hombre?

  3. ¿Qué deseas conseguir hablando en este círculo? 

  4. ¿Cómo ha influido tu discurso o el de otros en el círculo?

  5. ¿Qué has ganado con este círculo?

  6. ¿Qué sensaciones de las que has experimentado en este círculo trasmitirás a los demás?

Ejemplo

De Guión Completo

Para Un Círculo De Diálogo

Dr. Benzion Giertz

La siguiente lista es una plantilla completa adaptable según los tipos de audiencias y circunstancias.

1/1

Calentamiento

El objetivo del calentamiento es generar sensación de calidez y romper el hielo. El facilitador puede usar los juegos* o cualquier otra actividad que haga sentir una mayor cercanía entre las personas sin despertar ningún espíritu competitivo.

 

*Un posible juego de calentamiento es componer una frase juntos: cada persona por turno va diciendo solamente una palabra para componer juntos una frase o mensaje. Otro posible juego es una presentación original: por ejemplo cada uno dice cómo se llama y cómo le gusta tomar el café por las mañanas. 

Presentación De Las Pautas Del Círculo

Explique que, para mantener e incluso aumentar la calidez que sentimos después de la presentación y los juegos, el debate seguirá ciertas pautas. Son las siguientes:

  1. Igualdad: en el círculo, nadie es más importante o menos importante: ¡Todos son iguales y muy importantes! Comience el debate con una persona sentada a su lado y así sucesivamente alrededor del círculo en orden.

  2. Centrarse en el tema. Todos se esfuerzan por no salirse del tema en cuestión.

  3. Escuchar. Hablamos cuando sea nuestro turno sin interrumpir a otros participantes. Entretanto, escuchamos atentamente a la persona que le toque hablar y tratamos de sentir y comprender la visión de esa persona como si fuéramos esa persona. Esto lo hacemos con todos a medida que van interviniendo. 

  4. No hay discusiones, ni críticas. Y tampoco enjuiciamos. ¡Incluso si no estamos de acuerdo! Cuando llegue nuestro turno, agregaremos nuestra propia opinión. Piense en el debate como un fuego cálido en una noche fría en el bosque. Todos los participantes se esfuerzan por mantener la llama encendida. No quitamos nada, sino que cada uno agrega su trozo de leña al fuego. Los trozos pueden ser muy diferentes, pero todos se suman al objetivo común de mantener la llama encendida.

  5. Límite de tiempo. Idealmente, un orador no debería hablar más de un minuto antes de pasar el «testigo» al siguiente orador.

Hacer Las Preguntas

En este punto, haga una exposición del tema en el que probablemente todos pueden verse reflejados y haga unas preguntas al respecto. Por lo general, funciona mejor comenzar con una pregunta de carácter más general y avanzar hacia preguntas más concretas relacionadas con lo específico.

Finalización del círculo

En esta parte las personas comparten sus emociones. Observe cómo todo se conecta a la última pregunta en el círculo. Si todo fluye naturalmente, simplemente deje que este intercambio tenga lugar como una extensión natural de la última pregunta. También puede plantear esta parte sugiriendo que juguemos al juego de los deseos, donde le pide a cada participante que responda una o dos preguntas, como «¿Qué deseo para mí y para todos nosotros?» (puede añadir algo relevante, por ejemplo, “en esta nueva etapa”) o

«¿Qué me llevo de este círculo hoy? ¿Qué pensamientos, impresiones y emociones?»

InCírculo

promueve procesos de crecimiento, sensibilización y concienciación a todos los ámbitos de la sociedad a través del método del “Enfoque Circular".

Recibe Actualizaciones