Paso 3

LEY DE LA NATURALEZA HUMANA Y CRISIS

La naturaleza humana no es buena ni mala; es neutra y está condicionada

al grupo, al desarrollo mental, a las circunstancias, al medio y

a las oportunidades (Ramón Carrillo)

El ser humano es una parte más del sistema integral y está gobernado por sus leyes, pero cuenta además con una propia, la “Ley de la Naturaleza Humana”, que lo maneja y de la cual no puede escapar. 

Como todas las leyes de la naturaleza, es estricta, inmutable y perfecta ya que garantiza la armonía, el desarrollo y

la continuidad de la vida, conocerla

y ser consciente de su gobierno nos permitirá adaptarnos correctamente, para poder evolucionar rápida y felizmente.

Debemos reconocer que la naturaleza humana está hecha de deseos, esto significa que somos una fuerza que trabaja para atraer para sí misma todo el placer que sea capaz de conseguir y es lo que llamamos comúnmente ego.

Nos movemos siguiendo el balanceo de satisfacción-vacío-satisfacción-vacío… Buscamos el llenado y una vez que estamos satisfechos, sentimos de nuevo la carencia que nos impulsa a movernos para conseguir un placer mayor al anterior.

Esto nos ocurre en todos los aspectos de nuestra existencia y es gracias a esta fuerza de insatisfacción insaciable, que tenemos el impulso para evolucionar constantemente. El ego es un motor necesario en la vida y anularlo impide nuestro avance.

Sin embargo en este mundo globalizado e interconectado se manifiestan sus límites de desarrollo, entonces 

¿qué ocurre una vez que hemos conquistado todo lo que tenemos a nuestro alrededor y ya no hay más hacia donde crecer?

Hemos llegado a un estado de crisis, una encrucijada donde el ego lucha por continuar creciendo y ya no encuentra espacio, más que comerse al otro.

La crisis está ocurriendo en todos los sistemas sociales que hemos creado: economía, salud, política, familia, educación e incluso estamos poniendo en peligro el propio equilibrio de la naturaleza. 

Sin duda, todo el mundo empezó a prestar atención a la crisis cuando esta comenzó a expresarse en el ámbito financiero, pero, para revelar sus causas, tenemos que examinarla en su conjunto, como una crisis de la civilización.

El desarrollo del ego choca cada vez más con el estado de globalización en el que se encuentra nuestro mundo. 

Los límites hasta ahora necesarios para su desarrollo en las sociedades humanas en forma de fronteras, muros y sistemas cerrados, se están volviendo más y más opuesto a la interconexión global hacia la cual nos empuja la naturaleza.

Necesitamos nacer a un nuevo estado

del YO al NOSOTROS

Sigue descubriendo...

InCírculo

promueve procesos de crecimiento, sensibilización y concienciación a todos los ámbitos de la sociedad a través del método del “Enfoque Circular".

Recibe Actualizaciones