top of page

Las relaciones el día de mañana


¿Una pareja perfecta? ¿Una familia cariñosa? ¿Hijos felices?


Las presiones del mundo de hoy nos dibujan una realidad en la que parece que hay que tener éxito en nuestras relaciones, y que estas sean duraderas. Es como una utopía.


Y, en esto, la experiencia de nuestros mayores no puede servirnos de ejemplo, porque ellos vivieron en un mundo muy diferente. Así que somos nosotros quienes tenemos que encontrar el modo de crear relaciones duraderas, significativas y cordiales. La palabra clave para esta búsqueda es «interconexión».


Cada año que pasa, el mundo está más y más conectado, y cualquier crisis en un lugar se propaga muy rápidamente por todo el mundo. También en el plano personal, vivir de forma acelerada, se ha convertido en un estado de ánimo permanente.

Pronto entenderemos que todo lo que perjudica a los demás, también me perjudica a mí

Para hacer frente a la creciente incertidumbre y encontrar una dirección dentro del caos emergente, debemos entender hacia dónde vamos: vamos hacia la conexión e interdependencia total. Y se trata de un proceso irreversible, ya que cuanto más conectados estamos, más dependientes somos unos de otros. Pronto entenderemos que todo lo que perjudica a los demás, también me perjudica a mí, porque no hay nada que pueda hacer para romper los lazos que me atan al resto del mundo.


Para afrontar con éxito nuestro futuro interconectado, debemos cambiar la naturaleza de nuestros vínculos: ahora son abusivos y opresivos, y deben pasar a ser solidarios y colaborativos. Nuestros pensamientos, palabras y acciones son capaces de dar la vuelta al mundo y llegar a todos. Por lo tanto, si quisiéramos, podríamos hacer un cambio y transmitir pensamientos, palabras y acciones positivas que contribuyan a mejorar la situación del mundo.

Que la humanidad se comporte como una masa de individuos aislados es insostenible

En un mundo conectado positivamente, la familia es la unidad básica de conexión. Que la humanidad se comporte como una masa de individuos aislados es insostenible, ya que no habrá conexiones entre las personas y la sociedad se desintegrará, al igual que cualquier organismo cuando muere.


Por eso, la familia será la unidad básica donde se cultiven conexiones positivas. Dado que nos estamos volviendo cada vez más individualistas, la familia será el entorno donde aprender a aceptar la diversidad, en lugar de luchar contra los que tienen puntos de vista diferentes. Aprenderemos que, al igual que nuestro cuerpo existe gracias a diferentes células y órganos que trabajan juntos por su bien, los que trabajan unidos por el bien de la familia hacen posible el éxito dentro de ella.


Desde la unidad familiar, las experiencias vividas y aprendidas pasarán a la comunidad, de la comunidad a la ciudad, de la ciudad al Estado, al país y, finalmente, al mundo entero.


La clave para el éxito en las relaciones el día de mañana reside en unas buenas conexiones entre personas que son diferentes pero sienten que tienen un objetivo común. Serán precisamente esas diferencias entre ellas lo que garantice el éxito y den visibilidad a nuestra dependencia mutua.



67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page