¿Qué es lo que quieres?


Cómo un virus puede ayudarte a encontrarte a ti mismo


Gracias al destino por la ruptura del menisco.


Gracias por la cirugía.


Gracias por este largo período de rehabilitación fuera del trabajo.


Gracias por tu tiempo estudiando las oposiciones para enseñar en secundaria.


Ahora intentaré pasar el resto del año escolar en la escuela primaria.


Reglas como en las cárceles, métodos anticuados, incomunicación con compañeras televisivamente más cultas que yo.


Lo estoy intentando.


Hoy una colega vino a mi clase y me regañó por estudiar filosofía en lugar de vigilar a los niños durante el recreo. Maldita cabra ignorante.


Por favor, sácame de aquí. Rompe mi otro menisco si quieres.

Decreto del Consejo de Ministros del 4 de marzo de 2020

Dada la ley, bla, bla, bla...

Emergencia del coronavirus bla bla bla...

...prevención y reducción del contagio...

DECRETA

Bla, bla, bla

...EL CIERRE DE LAS ESCUELAS HASTA EL 3 DE ABRIL DE 2020.

Bla bla bla…


Todos a casa en cuarentena indefinidamente. Gracias. ¡Gracias!


En el chat de los profesores enjaulados me entero de que, debido al virus, las oposiciones también han sido pospuestas a una fecha por definir.


No tengo que estudiar más.


Qué bien, así puedo hacer las cosas que me gustan.


¿Qué es lo que me gusta?

Escribir. Ahora voy a escribir una historia. Cada vez que termino una historia, siempre siento que me conozco un poco mejor. Puedo ser más honesto conmigo mismo. Es como vomitar. Te sientes mejor después.


¿Sobre qué escribo? Veamos, voy a usar el método Montanari.


¿Quién soy yo? Soy un profesor que quiere encontrarse a sí mismo. Y para encontrarse a sí mismo escribe una historia donde quiere encontrarse a sí mismo.


¿Qué quiero decir con eso? Quiero contar una historia sobre alguien que se encuentra escribiendo una historia. "Hay un escritor que trabaja en la escuela primaria. Desea tener más tiempo, y el destino se lo concede dándole al mundo el coronavirus. Así que empieza a escribir para encontrarse a sí mismo. Escribe sobre un escritor que trabaja en la escuela primaria y le gustaría tener más tiempo y el destino le da más tiempo dándole al mundo el coronavirus. Así que escribe para encontrarse a sí mismo. Escribe sobre un escritor que trabaja en una escuela primaria y le gustaría tener más tiempo y..."


No vamos a salir. Es una masturbación. Básicamente descubrí que soy alguien que está escribiendo. Me importa un huevo, menudo descubrimiento he hecho.

Vale, mejor no escribir. Empecemos de nuevo: ¿Quién soy yo? Quiero decir, ¿qué es lo que me gusta?


Tocar música. Cojo la guitarra y trato de sentir las emociones que solía sentir. Cualquier emoción. Cualquier placer. Me gustaría sentir un placer que me haga darme cuenta de que este es mi camino: tocar la guitarra y estar siempre en éxtasis. Sólo un poco más, tal vez llegue la iluminación. Probemos con una canción alegre. Probemos con unos acordes raros, de séptima. Esa canción de Eric Clapton.


Voy a encender una vela de la suerte. Basta.


Es como tratar de hacer funcionar un mechero agotado. Las chispas están ahí, pero no sirven. ¿De dónde vino ese placer que sentí hace años? ¿Cómo me volví tan insensible?

Pruebo a dibujar. Hace mucho tiempo que no lo hago. Líneas, círculos, así es como se empieza. Poco a poco, llega la inspiración. Voy a copiar esta taza que tengo delante. Intento algo abstracto. Probaré con pasteles, con rotuladores grandes . Nada. Es como ser impotente. No se levanta. No sucede. No me gusta.


¿Quién soy yo? ¿Qué es lo que me gusta? ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que quiero?


Me siento como si estuviera encarcelado. Forzado, obligado por este imperativo: "haz lo que quieras".


¡Quiero ser libre! Eso es lo que quiero. Quiero estar libre de esta pregunta.

Quiero ser libre de mí mismo.

- "Haz lo que quieras. Haz lo que quieras. Haz lo que quieras".


Qué aburrido, qué trivial. ¿Qué eres, un niño pequeño? Estás llorando porque quieres helado. Te dan helado y quieres chocolate. Te dan chocolate y quieres un caramelo. Luego te dan sopa y no la quieres. Te dan pescado y no lo quieres. Te dan brócoli y no lo quieres. Luego te dan una bofetada para que pares. Y luego nos quejamos de que nos dan una bofetada. Somos jodidamente insoportables.


¿Qué es lo que quiero? ¿Y qué me importa?


La verdadera revolución es pensar en lo que otras personas quieren.


Hoy en Milán es un día hermoso. Es soleado, es tranquilo, el aire es limpio, ni siquiera un avión en el cielo. La gente está en casa con su familia, con sus hijos, con su pareja o sola. La gente está en casa, obligada a averiguar quiénes son y qué quieren realmente.


Y ya nadie quiere pensar en sí mismo.


Gracias.


Davide Valenti

Fuente: Blog Mondiword

2 vistas

© 2019 InCírculo

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Icono negro Pinterest
  • Negro del icono de YouTube